Río de Janeiro • Guía Completa • Roundalia.com

¡Viaja barato, viaja más!

Río de Janeiro. Guía completa

Río de Janeiro

Viajar a Río de Janeiro es viajar a una de las capitales mundiales con más contrastes en su interior. Mientras que otros destinos turísticos apuestan por enfatizar una de sus características para diferenciarse del resto con Río encontramos una mezcla de todo lo que podemos pedirle a una ciudad en el siglo XXI: tecnología, tradición, cultura propia. Adaptada al turismo sin perder de vista sus raices.

No es para menos que uno de sus apelativos más conocidos sea el de Ciudad Maravillosa, gracias al empeño que ponen en que los visitantes se lleven la mejor cara posible de Río de Janeiro. La particular división en regiones administrativas, dando pie a los famosos barrios brasileños, nos permitirá desplazarnos casi entre ciudades diferentes dentro de una sola, cada una con sus propias características y señas de identidad. Un recorrido que ningún amante del turismo podría perderse.

Vista de Río en la puesta de sol

Vista de Río en la puesta de sol

Datos de interés sobre Río de Janeiro
Una de las cuestiones más habituales es la relacionada con la capital del país. Aunque la capital de Brasil es Brasilia hay que tener en cuenta que a efectos turísticos Río es la ciudad que más movimiento tiene en todo el país. La decisión de transladar la capital fue puramente política, estableciéndose en 1956 para que la separación de poderes fuese más sencilla. Río de Janeiro había ocupado ese lugar pero ya entonces estaba viviendo el auge del turismo, mostrándose con el tiempo como una de las decisiones más sabias a pesar de la controversia que generó en su momento.

Actualmente hay más de 6 millones de personas viviendo en Río, una cifra comparable a las de las grandes capitales europeas demostrando el auge del país entero. Durante el siglo XIX y principios del XX hubo una inmigración constante, encontrándonos brasileños con orígenes de las partes más diversas del mundo: Italia, España, Asia y África. Por entonces Río ya destacaba a nivel comercial, siendo una de las ciudades más emergentes del mundo entero; la inmigración y el interés gubernamental eran inevitables.

Solo Sao Paulo es más rica que Río de Janeiro en Brasil, lo que no evita que esté en el puesto número 30 del mundo entero respecto a su PIB. Todo gracias a la confluencia política y económica que ha vivido, mezclando lo que parece imposible para muchos gobernantes: turismo, tejido industrial y desarrollo de servicios propios. Con esta pauta es fácil imaginar cómo Río es una de las ciudades más cómodas para el turista europeo, sintiéndose prácticamente como en el viejo continente.

Lengua en Río de Janeiro
El idioma oficial es el portugués, aunque hay que tener en cuenta que no es exactamente el mismo del que podemos escuchar en Portugal. Con los años se ha convertido prácticamente en una versión propia sobre todo a nivel de expresiones locales. La ventaja es que sigue siendo un idioma relativamente parecido al español, facilitando enormemente la comunicación con la mayoría de la población.

Aunque no tengan un gran dominio muchos habitantes manejan un inglés básico. Acostumbrados al turismo, podremos movernos por los barrios más modernos utilizando expresiones sencillas en inglés. Por supuesto en los hoteles y restaurantes más lujosos encontraremos un inglés fluido, perfecto para pedir consejo a la hora de desplazarnos por la ciudad.

Moneda oficial
La moneda oficial es el Real, con siglas BRL para buscar la conversión en las casas de cambio. Actualmente el cambio aproximado es de 4 reales por cada euro que demos, aunque es importante mantenernos actualizados a pocos días de nuestro viaje. Los reales se dividen en 100 centavos de real con sus correspondientes monedas pequeñas, y podremos manejar billetes desde 1 real hasta 100. Es importante que llevemos efectivo, aunque la mayoría de tiendas céntricas acepten tarjeta de crédito muchos puestos locales mantienen el uso exclusivo de la moneda física.

Una ventaja de Río es que podremos pagar con euros y, sobre todo, dólares americanos. No obstante es mejor tratar de hacernos con reales, los hoteles y restaurantes donde nos acepten estas divisas no nos harán un buen cambio equivalente, siendo poco manejable a los pocos días que estemos en la ciudad. Además hay que tener en cuenta que todo el dinero que introduzcamos debe ser declarado, pudiendo complicarnos innecesariamente el viaje si llevamos mucha cantidad en efectivo.

Clima en la ciudad
Se caracteriza por el llamado clima tropical atlántico, con temperaturas muy altas en las temporadas de calor e inviernos relajados cuando llega el frío. La temperatura más baja registrada ha sido de 4,8º lo que nos sirve para hacernos a la idea de que la ropa de abrigo, a menos que vayamos en pleno invierno, podremos dejarla en casa. Incluso en esa época tendremos temperaturas medias de 18-27º, lo que en muchas zonas del mundo llamaríamos incluso calor.

La mejor época para viajar a Río de Janeiro en cuanto al clima sería entre Enero y Marzo, coinciendo con el verano y la mayoría de festividades importantes. Es también la época de más afluencia turística por lo que los precios que encontraremos serán mucho más altos. Podemos optar por ir entre octubre y diciembre si buscamos calor a precio económico, pero hay que tener cuidado con las torrenciales lluvias tropicales: cortas e intensas por igual.

Si nos animamos a ir entre Abril y Mayo disfrutaremos de buenas temperaturas sin llegar al calor extremo, un punto que incluso podría sernos preferible. Además es la llamada temporada baja en cuanto a turismo, encontrando muy buenas ofertas para viajar a Río de Janeiro. La ventaja es que nunca sentiremos habernos equivocado gracias al clima caluroso estable, pudiendo tomarlo como un punto menor a la hora de planificar nuestro viaje.

Gastronomía local
Una de las características más deliciosas para el turista de Río es descubrir la riqueza de su gastronomía local. Los platos típicos de Río de Janeiro beben de la historia de la propia ciudad, encontrando influencia de la inmigración del siglo XX, el colonialismo portugués y la apertura al turismo con personas venidas de todo el mundo. Si hay que destacar algo concreto es la intensidad de sus platos, con sabores indescriptibles buscando el impacto desde el primer bocado.

El plato más conocido es la feijoada. Tiene muchas variantes pero los ingredientes más comunes son los frijoles negros (lo que conocemos como alubias o habas), arroz, chorizo, tocino y yuca. Es habitual que se acompañe con verduras como la col, fruta como naranja y en los sitios más occidentalizados patatas fritas. Merece la pena que probemos unos cuantos en diferentes lugares de la ciudad, notaremos que aunque la idea sea similar el sabor puede ser completamente distinto.

Feijoada

Feijoada

Más conocidas por los europeos son las churrasquerías, famosísimas brochetas de carne con cerdo o ternera acompañados de arroz, patatas fritas y verdura. Un tipo de comida que ha ido popularizándose en Europa, teniendo la ventaja de que aquí comeremos realmente por muy poco dinero un plato que representa fielmente la comida de Río de Janeiro. No dudéis en comer de más cada vez que os acerquéis a estos puestos callejeros, cuando volváis los echaréis de menos.

Si somos más de dulce no podemos perdernos las tapiocas, otro de los platos típicos que poco a poco van dando el salto al mundo entero. Aunque también está la versión salada con carne os recomendamos probar la que lleva chocolate o dulce de leche, perfecta para después de nuestra visita a las churrasquerías. También podemos deleitarnos con los clásicos churros de chocolate, sencillos pero deliciosos.

Por último merece la pena que echemos un vistazo a las bebidas locales donde la estrella es la caipirinha. Si os consideráis expertos en ella no podéis perder la oportunidad de probar la auténtica caipirinha, aguardiente de caña de azúcar con jugo de limón. Si queréis algo más ligero no dudéis en recurrir al agua de coco, típica bebida para los días más calurosos, y si todavía queréis complicaros menos recordad que la fruta autóctona es excelente, dando lugar a los batidos más sabrosos que tomaréis jamás.

Religión
Río de Janeiro es predominantemente católica, encontrando también el protestantismo, espiritismo y multitud de pequeñas derivaciones del catolicismo con sus propias comunidades.

Como turistas lo que más nos interesa es saber que no tendremos problema por una creencia u otra, aunque si nos movemos por los barrios más obreros es sencillo que encontremos manifestaciones religiosas más extravagantes. Debido a la inmigración existen comunidades islámicas y judías, viviendo en armonía con el resto de creencias.

Enchufes y electricidad
Los enchufes en Brasil son de 3 clavijas, necesitando un adaptador. Es recomendable que los compremos con cierta antelación porque no son adaptadores tan comunes, aunque si se nos olvida podremos tener suerte y encontrar en determinados hoteles salidas antiguas con 2 clavijas al estilo europeo. El voltaje tiene dos variantes en forma de 220 y 127V, la cual a efectos prácticos es similar a la típica de 110. En Río de Janeiro está más extendido el de 127, siendo recomendable preguntarlo con antelación donde vayamos a alojarnos.

Valora Nuestra Publicación