Monasterio del Escorial • San Lorenzo de El Escorial • Roundalia

¡Viaja barato, viaja más!

Monasterio del Escorial

San Lorenzo de El Escorial

El Sitio Real de San Lorenzo de El Escorial, comúnmente conocido como Monasterio del Escorial, es una residencia histórica del Rey de España, en la ciudad de San Lorenzo de El Escorial, a unos 45 kilómetros al noroeste de Madrid. Es uno de los sitios reales españoles y funciona como monasterio, palacio real, museo y escuela. Se encuentra a 2,06 kilómetros hasta el valle de la ciudad.

Monasterio del Escorial

Monasterio del Escorial

¿Qué hay para ver en El Escorial?
El Escorial comprende dos complejos arquitectónicos de gran importancia histórica y cultural que valen la pena visitar: el propio monasterio real y La Granjilla de La Fresneda, un pabellón de caza real y retiro monástico a unos cinco kilómetros de distancia. Estos sitios tienen una doble naturaleza; es decir, durante los siglos XVI y XVII, eran los lugares en los que el poder de la monarquía española y el predominio eclesiástico de la religión católica en España encontraron una manifestación arquitectónica común. El Escorial era, a la vez, un monasterio y un palacio real español.

Lo primero que uno se encuentra al llegar a El Escorial es la fachada principal. La estructura tiene tres puertas: la del medio conduce al Patio de los Reyes y las laterales conducen a una escuela y la otra a un monasterio. En la fachada hay un nicho donde se ha colocado la imagen de un santo. El patio es un recinto que debe su nombre a las estatuas de los reyes de Judá que adornan la fachada de la Basílica, que se encuentra en la parte posterior a partir del cual se puede acceder desde el patio. Esta espectacular basílica tiene un piso en la forma de una cruz griega y una enorme cúpula inspirada en la Basílica de San Pedro en Roma. Las naves están cubiertas con bóvedas de cañón decoradas con frescos de Luca Giordano. La gran capilla es uno de los aspectos más destacados en la Basílica, presidida por pasos de mármol rojo. Su retablo mayor es de 30 metros de altura y está dividida en compartimentos de diferentes tamaños donde se encuentran esculturas y lienzos firmados por Tibaldi y Zuccari. En el capitular y las habitaciones Sacristía, se encuentran pinturas como La última cena de Tiziano y la adoración de la Sagrada Forma por Carlos II de Claudio Coello en exhibición.

Palacio de Felipe II
Situado al lado del altar mayor de la Basílica, la residencia del rey Felipe II se compone de una serie de habitaciones decoradas con austeridad. Cuenta con una ventana desde la que el rey podía observar la misa desde su cama cuando se encontraba incapacitado por la enfermedad de gota que lo aquejaba.

Sala de las Batallas
Pinturas al fresco aquí representan las más importantes victorias militares españolas. Estas incluyen una victoria medieval sobre los moros, así como varias de las campañas de Felipe contra los franceses.

Panteón de los Reyes
Esta cámara se compone de veintiséis sepulcros de mármol que contienen los restos de los reyes y reinas reinantes (la única reina reinante desde que Felipe II fue Isabel II), de los Habsburgo y los Borbones, desde Carlos I hasta la actualidad, a excepción de Felipe V y Fernando VI. Los sepulcros también contienen los restos de consortes reales que eran padres de monarcas. El único rey consorte fue Francisco de Asís de Borbón, esposo de la reina Isabel II y padre de Alfonso XII. El monarca más recientemente enterrado en el panteón es el rey Alfonso XIII, enviado allí desde la Iglesia de Santa María en Montserrat, Roma en 1980. Los restos de la esposa de Alfonso XIII, Victoria Eugenia de Battenberg fueron enterrados en el panteón en 2011.

Panteón de los Príncipes
Terminado en 1888, este es el lugar de descanso final de los príncipes, princesas y consortes que no eran padres de los monarcas. Con pisos y el techo de mármol blanco, la tumba del príncipe Juan de Austria es especialmente hermosa. Actualmente, treinta y siete de los sesenta nichos disponibles están llenos.

Galería de Arte
Se compone de obras de los flamencos, venecianos, Lombard, Liguria y obras de escuelas italianas y españolas, alemanas de los siglos XVII XV y XVI

Museo de Arquitectura
Sus once habitaciones exhiben las herramientas, grúas y otros materiales utilizados en la construcción del edificio, así como reproducciones de planos y documentos relacionados con el proyecto, que contienen algunos datos muy interesantes.

Jardines de los Frailes
Construido por orden de Felipe II, un gran amante de la naturaleza, constituyen un lugar ideal para el descanso y la meditación. Manuel Azaña, que estudió en la escuela agustiniana del monasterio, los menciona en sus Memorias y en su obra El Jardín de los Frailes. Los estudiantes de la escuela todavía lo utilizan hoy en día para estudiar y pasar el tiempo.

Biblioteca
Felipe II donó su colección personal de documentos al edificio, y también llevó a cabo la adquisición de las mejores bibliotecas y obras de España y de países extranjeros. Fue planeada por Juan de Herrera, que también diseñó los estantes de la biblioteca; los frescos de las bóvedas fueron pintados por Pellegrino Tibaldi. La colección de la biblioteca consta de más de 40.000 volúmenes, que se encuentra en una gran sala de cincuenta y cuatro metros de longitud, a nueve metros de ancho y diez metros de altura, con suelos de mármol y estanterías de madera bellamente tallada.

La biblioteca incluye muchos manuscritos importantes, como los Evangelios Dorados de Enrique III (1045-1046). Benito Arias Montano produjo el catálogo inicial para la biblioteca, es decir, la selección de muchos de los volúmenes más importantes. En 1616 se le concedió el privilegio de recibir una copia de cada trabajo publicado, aunque no hay ninguna evidencia de que alguna vez se aprovechó de este derecho. La bóveda del techo de la biblioteca está decorada con frescos que representan las artes liberales: Retórica, Dialéctica, Música, Gramática, Aritmética, Geometría y Astronomía. Durante el reinado de Felipe II, había una sala entera dedicada a manuscritos antiguos en latín, griego, árabe, arameo, italiano, francés y español. Esto incluye libros confiscados durante la Inquisición. Hay aproximadamente 1.800 títulos en árabe, la mayoría obtenidos durante la expulsión de los musulmanes de Iberia islámica. Desde la biblioteca se protegió de la vigilancia inquisitorial, la cual conservó muchos libros prohibidos que se creyeron ser expurgados. La única copia conocida del Kitab al-I’tibar, una autobiografía siria del siglo XII, fue descubierta en el siglo IXX. Por 1602, la biblioteca tenía una gran colección cartográfica y más de 150 instrumentos matemáticos.

Valora Nuestra Publicación
Monasterio del Escorial, 4.67 / 5 (3 votos)