Cuevas de Altamira • Turismo Cantabria • Roundalia.com

¡Viaja barato, viaja más!

Cuevas de Altamira, Cantabria

Turismo Cantabria

Las Cuevas de Altamira se encuentran en la región central de Cantabria (al norte de España), en los límites de Santillana del Mar y Reocín. El paisaje es suave al norte, compuesto por pequeñas sierras costeras, la parte baja del río Saja y la llanura costera. Al sur se encuentran relieves montañosos y en el fondo los Picos de Europa. A pocos kilómetros de distancia, hay otras cuevas ocupadas que fueron por seres humanos, que también poseen el arte rupestre del Paleolítico Superior, como La Clotilde, Peña Caranceja, Las Brujas, Las Aguas, El Linar y Cualventi.

Bisonte Cueva de Altamira

Bisonte Cueva de Altamira

A menos que tenga credenciales académicas y aplique con un año de antelación, no será capaz de entrar en la cueva de Altamira. Puede, sin embargo, visitar el Castillo y la Cueva de Las Monedas en el cercano Puente Viesgo. Los tours son sólo en español, pero los guías son amables y pacientes, y tratarán de explicar los puntos principales. A pesar de que realmente no se necesita ninguna explicación, con sólo mirar y admirar es suficiente. Se recomienda llevar su propia agua y comida, pero siempre hay una cafetería cercana.

La cueva de Altamira se encuentra 158,5 metros sobre el nivel del mar en la parte superior de una formación del Plioceno. Su estructura geológica se compone de un estrato casi horizontal de un metro de espesor, separado por finas capas de arcillas, aunque casi no hay signos restantes de la circulación del agua debajo de la tierra, su formación es el resultado de la caída de el techo y el hundimiento gravitatorio del subsuelo. Destacamentos se producen en grandes bloques de los que salen estigmas planos, secciones trapezoidales, y un suelo formado por bloques derrumbados. Un tal desprendimiento finalmente selló el acceso a la cueva hace unos 13.000 años, enterrando parte del sitio arqueológico en la entrada.

Altamira actualmente se extiende en una línea casi recta de 270 metros. El sitio arqueológico y la sala de policromía se encuentran en la entrada, formando parte de una gran sala. Además, a lo largo de la cueva, su desarrollo deja poco espacio para espacios amplios con la excepción de la gran cámara, la única habitación de tamaño significativo. La cueva termina en una estrecha galería que es de difícil acceso, pero que también contiene pinturas y grabados, como el resto de la cueva.

El arte es un patrimonio que es exclusivo de nuestra especie, el Homo sapiens, dotados de capacidades neurobiológicas que hacen posible la creación simbólica.

Las representaciones más antiguas están en el lado derecho del techo policromado: grandes, caballos rojos de 150 cm de largo, una imagen positiva de una mano y dos negativas, y una serie de puntos. El ciervo es la especie más común. La mayoría son figuras dibujadas en la época Magdaleniense Inferior, 14,80014,400 antes del presente, contemporáneas a las policromías.

Las 25 más grandes policromías son representaciones de caballos y bisontes, que miden 125 a 170 cm, así como los ciervos, que miden más de 2 metros. En primer lugar el esquema fue grabado y luego una línea de negro fue dibujado con carbón vegetal. A continuación, la forma estaba llena de pintura roja o amarilla. El cambio de color en el estómago de algunos bisontes fue marcado con pintura negro y el lápiz de carbón se utiliza para detallar el pelo o la joroba. Además de esto, el grabado se utiliza para piezas tales como los ojos, cuernos y pelo del cuello.

La clasificación de las policromías no es exacta, ya que sólo utilizan dos pigmentos: el negro del carbón de leña y el óxido de hierro marrón o rojo, aplicada directamente o disuelto en agua. La policromía fue creada con la incorporación del color de la roca para garantizar que los colores rojo y negro no chocasen. Protuberancias naturales en el techo y las grietas se utilizaron para dar volumen o marcar el contorno de las figuras.

La Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural fue aprobada en la 17ª Conferencia General de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, celebrada en París del 17 octubre a 21 noviembre de 1972. El objetivo de la convención era garantiza la protección de los bienes culturales y naturales de forma única pertinentes a cada estado, así como introducir los métodos de cooperación y colaboración en materia de conservación.

El convenio establece el Comité del Patrimonio Mundial, cuya misión es actualizar y publicar la Lista del Patrimonio Mundial que contiene elementos del patrimonio cultural y natural con valor universal excepcional de acuerdo con los criterios establecidos y la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro, añadiendo a los sitios de la lista cuya protección requiere considerable trabajo de conservación.

A petición del gobierno español, la cueva de Altamira fue incluida en la Lista del Patrimonio Mundial en 1985 a causa de que representa una realización artística única del genio humano y proporciona un registro excepcional de una civilización perdida.

En 2008, se añadieron otras 17 cuevas con arte rupestre del norte de España como una extensión de la declaración de Altamira existente. El sitio aparece ahora en la lista bajo el título Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España, lo que representa el apogeo del arte y un ejemplo excepcional de la creación humana.

La resolución obliga a los estados de los sitios incluidos en la lista a asegurar la protección, conservación y evaluación del patrimonio a través de la aplicación de la legislación, aparato científico, tecnológico y cultural, y la acción concertada de todos los servicios públicos que poseen.

Los problemas de conservación Altamira surgieron por primera vez en la prehistoria. Los desprendimientos de roca fueron entonces al comienzo de su morfología, como fue el colapso gradual. El colapso que tuvo lugar hace 13.000 años destruyó y cubrió la entrada, lo que garantizó que el clima de la cámara interna se mantuviese muy estable, siendo así extremadamente favorable a la conservación del arte rupestre.

Esta situación cambió con el descubrimiento de la cueva, debido al aire que entra desde el exterior y las oscilaciones que se acompañan de temperatura y humedad. Durante el siglo 20, la construcción de muros, caminos e instalaciones eléctricas, así como la presencia de cientos de miles de visitantes, todos contribuyeron a la desestabilización completa de las propiedades ambientales de las cuevas, afectando el arte rupestre.

El paisaje que rodea la cueva de Altamira y las actividades que allí se realizan pueden tener un impacto negativo en la conservación del arte rupestre. Entre 1997 y 2001, se adoptaron medidas preventivas para controlar los riesgos potenciales de derivados nocivos en el suelo y la contaminación del medio ambiente. La tierra fue adquirida en el área cercana a la cueva, fueron retirados los caminos rurales e instalaciones ganaderas cercanas, y la carretera y el acceso al museo se movió. Esto impidió que los contaminantes entrasen en la cueva como resultado de la filtración de agua a través del suelo o de la atmósfera.

Valora Nuestra Publicación