Consejos para viajar a Río de Janeiro • Roundalia.com

¡Viaja barato, viaja más!

Consejos si viajas a Río de Janeiro

Río de Janeiro

Durante muchos años Río de Janeiro ha mantenido la fama de ciudad vibrante pero peligrosa, sobre todo para el occidental poco acostumbrado a este tipo de ambientes. Con su apertura al mundo y la masificación turística por eventos como la visita del Papa de 2013 o el Mundial de fútbol en 2014 la ciudad se ha pertrechado a sí misma, asegurándose dar la mejor de sus caras para que el turismo siga afluyendo entre sus calles.

Cuidado con los golpes de calor
El clima tropical de Río de Janeiro es uno de sus principales atractivos para los turistas, pero tiene una vertiente de doble filo y es que las insolaciones y los golpes de calor son muy habituales. Lo recomendable es parar frecuentemente a tomarnos algún refrigerio en los múltiples puestos callejeros, como puede ser agua de coco o una cerveza fría, ponernos a la sombra y recuperar fuerzas.

Playa Copacabana

Playa Copacabana

En las horas más calurosas es mejor que no caminemos al aire libre. Existen multitud de restaurantes y locales con aire acondicionado, y si no estamos seguros de qué hacer podemos simplemente coger un taxi y acercarnos al hotel a pasar la sobremesa, siempre hay actividades y nos codearemos con otros turistas.

No trates de hacer de todo cada día
Una ciudad como Río absorbe rápidamente la energía de quien la visita. Hay tantas actividades y el tiempo pasa tan rápido que trataremos de ir de un sitio a otro a cada momento, lamentándonos incluso de tener que dormir. Es mejor planificar cada día una determinada actividad y dejar que el resto sea improvisado a la vez que descansamos.

Entre el calor, el ritmo que impone el ajetreo de la ciudad y la abundante comida que consumiremos podemos caer rendidos a media tarde, arrastrando el cansancio los días venideros innecesariamente. Recuerda que estás en un destino paradisiaco, donde tumbarte en la playa o pasear en bici son parte del encanto natural de la ciudad.

El alojamiento que sea en los barrios más turísticos
Al ser una ciudad tan grande es fácil que encontremos ofertas para hospedarnos por precios irrisorios. Si podemos permitírnoslo es mejor que nos alojemos en zonas como Ipanema o Leblón, sitios que sin ser los más baratos nos asegurarán estar completamente seguros. En general la zona sur de la ciudad es la más segura por lo que si nos movemos con cabeza podremos encontrar un alojamiento respetable a un precio asequible.

consejos1

De camino al Pan de Azúcar

Ve a la playa acompañado y con pocas cosas
Si nuestro plan del día incluye darnos un chapuzón y tumbarnos relajados en las playas de Río de Janeiro lo mejor es llevar muy pocas cosas. No necesitamos ni comida ni bebida, no solo hay abundantes locales a nivel de costa donde sentarnos a tomar algo, a lo largo de la playa irán pasando continuamente vendedores ambulantes con las típicas neveras de playa repletas de todo tipo de bebidas y pequeños alimentos.

Cuando vayas a darte un baño asegúrate de que alguien se quede vigilando tus pertenencias. Por poco que llevemos como mínimo habrá una pequeña mochila o bolso con la cartera y el teléfono, siendo una de las formas más sencillas para que nos roben. Si a las malas has preparado un viaje solitario mantente en la zona con turistas extranjeros, pidiéndoles por favor que vigilen tus cosas mientras te bañas.

No llames demasiado la atención
Un consejo que deberíamos aplicar en todos nuestros viajes por el mundo. Esquiva llevar ropa llamativa, joyas o dinero a la vista. Cuanto más discretos seamos más disfrutaremos del viaje, evitando la atracción de carteristas innecesariamente. Además estaremos seguros de poder acceder a todos los sitios que queramos.

Hay que tener cuidado con los grupos de niños y adolescentes: muchos son ladrones. Saltarán directamente sobre nuestros enseres descuidados, momento en el que saldrán corriendo sin que podamos atraparles. Mantener siempre la cartera con las tarjetas de crédito en un bolsillo profundo, y ten siempre el teléfono móvil localizado y oculto a la vista. La idea no es ir con miedo, es evitar pasar miedo de forma innecesaria.

La cámara de fotos mantenla siempre vigilada
Uno de los errores más comunes en Río de Janeiro es ir con la cámara colgando del cuello, sobre todo si es de las que tienen un gran objetivo. Sobra decir lo peligroso que es, más si nos gusta meternos por callejones para tomar instantáneas raras. No tiene por qué ocurrirnos nada pero lo mejor es llevar una cámara pequeña o utilizar la del teléfono, sacándola en los momentos donde queramos tomar una fotografía y guardándola a continuación.

Evita moverte de noche
Aunque Río es una ciudad llena de vida a todas horas por la noche se produce el efecto contrario, sobre todo en las partes menos turísticas. Si se nos hace tarde sin darnos cuenta lo recomendable es contratar un radio-taxi sin movernos del sitio donde nos encontramos, siendo siempre un lugar reconocible y con más gente a nuestro alrededor.

Río de Janeiro de noche

Río de Janeiro de noche

Valora Nuestra Publicación